Restauración de un NAS

Hoy os explico el proceso seguido para la restauración de un NAS (de su servicio).

Hace poco comentaba que el único disco de mi NAS falló, y explicaba de qué forma capeé la situación; era ya hora de dejar las cosas como estaban en un principio.

Partiremos del hecho de que dispongo ya de un disco sustituto del que fallaba.

Realizar copia de seguridad de la configuración

La restauración de un NAS no es sólo cuestión de restaurar la información perdida.

Cuando pones en funcionamiento un NAS, dejarlo configurado es una tarea que lleva tiempo; partes de una base y, con el uso, vas alterando su configuración hasta «casi» olvidarte de que el NAS existe.

Para configurarlo se requiere de cierta investigación y de trabajo efectivo. Tener que volver a configurar usuarios, grupos, permisos, protocolos, servicios de acceso, etc, desde cero, es un auténtico peñazo.

Afortunadamente, si el NAS arranca, y si no lo habías hecho nunca, puedes realizar una copia de seguridad de tu configuración para que, cuando restaures el NAS con su nuevo disco, todo ese trabajo no tengas que volver a realizarlo.

Al efectuar esta copia de seguridad de la configuración se descargará en el PC un archivo con extensión «.dss» que deberás usar en próximos pasos.

Accede a Panel de Control -> Actualizar y restaurar y pulsa sobre «hacer copia de seguridad de la configuración»

Reemplazar el disco

Ante un fallo de disco, la restauración de un NAS implica, necesariamente, reemplazar el disco dañado.

Apaga el NAS, desconecta todos los cables (red, alimentador, …), extrae el disco estropeado y pincha el nuevo. Ahora ya puedes volver a conectar todos los cables y arrancar el NAS.

Configurar DSM

DSM (Disk Station Manager) es el sistema operativo de tu NAS Synology. Al reemplazar el disco por un nuevo, DSM hay que volver a instalarlo.

Si tu NAS tenía una dirección IP servida por el router y ésta estaba reservada para él, no será necesario lanzar Synology Assistant para localizar tu NAS en tu red. Para este caso, simplemente, escribe la IP en tu navegador y ya entras, directamente, en la pantalla de ‘set up’ del NAS.

Si no tenías una IP reservada o no sabes cómo acceder al router para averiguar qué IP dinámica se le ha otorgado, descarga y ejecuta Synology Assistant.

Si eres de los que configuran IP fijas, que sepas que esa IP ya no la tienes, porque ahora mismo no tienes sistema operativo en tu NAS, así que deberás usar Synology Assistant o ver qué IP le ha otorgado el router.

El ‘wizard’ te guiará en el proceso de configuración. Son muy pocos pasos.

Es importante que, si ya disponías de un QuickConnectID, lo uses nuevamente cuando se te requiera (no le des uno de nuevo).

Restaurar la configuración anterior

Ya tenemos el NAS operativo, pero para ahorrarnos trabajo vamos a recuperar la información de configuración del NAS.

La restauración de un NAS implica poder disfrutar nuevamente de todos los servicios que precisan los usuarios.

Para ello necesitas entrar como usuario ‘admin’ y acceder a Panel de Control -> Actualizar y restaurar y pulsa Restaurar configuración. Indica la ruta de tu archivo .dss y ‘voilà’.

Afortunadamente, una de las cosas que hace Synology, en bien de la seguridad, es desactivar ese usuario tan pronto ha finalizado la configuración. Por desgracia, eso te obliga a restaurarlo para poder usarlo.

Necesitarás resetear el equipo con el botón ‘reset’ y así podrás entrar como ‘admin’.

Después de restaurar el archivo de configuración, ¡por Dios!, inhabilita el usuario ‘admin’ para no tener un agujero de seguridad y te entren con ese usuario.

Comprueba el funcionamiento correcto

Si todo ha ido bien en la restauración deberías poder acceder con tus antiguos usuarios.

Haz pruebas desde DS File vía IP, vía QuickConnectID y vía DDNS de synology.me (o el que tuviese configurado).

Restaura la copia de seguridad

Este es el paso que más asociamos al proceso de restauración de un NAS aunque no es el único a tener en cuenta.

Evidentemente, si no tienes copia de seguridad te puedes saltar este paso, pero seguro que habrás aprendido la lección y le darás la importancia que se merece.

Si has sido previsor, conecta al NAS el disco externo (en mi caso) en el que tengas la copia de seguridad y entra al NAS con un usuario administrador (no, ‘admin’ no, que se supone que lo has inhabilitado).

La aplicación para restaurarlas es HyperBackup.

Si esa copia contiene datos de aplicaciones (como Note Station o Photo Station), instala antes las aplicaciones desde el centro de paquetes de Synology.

Como quizás ya sepas si apostaste en su momento por realizar copias de seguridad, aplicaciones como Video Station no tienen copia de seguridad de aplicación, con lo que si has restaurado todos tus vídeos, series y películas deberás configurar la aplicación de nuevo (20 segundos de nuestro preciado tiempo, no más).

Conclusión y lecciones aprendidas

La restauración de un NAS en el que no tienes un sistema de redundancia (como RAID1) es un peñazo. Resérvate un día del fin de semana para poder hacerlo pacientemente, sin nervios, porque lleva su tiempo.

Aprovecha la ocasión… siempre puede servirte como excusa para mandar a la familia a la playa y tú quedarte en casa, viendo algunos capítulos atrasados de tu serie favorita, en compañía de un gin tonic y unos cacahuetes.

Disponer de una copia de seguridad es condición ‘sine qua non’ para no llorar desconsoladamente por nuestra pérdida y que tu mujer no te pida el divorcio por haber perdido las fotos de las bodas de oro de tus suegros.

Tras el pequeño desequilibrio emocional que me supuso que ese único disco cascara, y aún cuando he podido salvar mi matrimonio 😉 he decidido poner en marcha 2 medidas de prevención adicionales:

  • Pinchar un segundo disco en RAID1 para asegurar la continuidad de la operación del NAS en caso de fallo de uno de sus discos. Esto supone un coste de unos 150€ adicionales por ese segundo Wertern Digital RED de 4TB
  • Realizar un segundo juego de copia de seguridad deslocalizado. He apostado por Amazon, cosa que supone un coste de 70€ anuales.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.