Actuar ante un fallo de disco

Disco duro

Solemos pensar que estamos a salvo de todas las calamidades, esas cosas que les ocurren a otros, pero no a nosotros: accidentes de tráfico, enfermedades graves, despidos,… fallos de un disco. Desgraciadamente todos tenemos boletos en esta lotería, y un día te acaba tocando, de modo que es importante saber cómo actuar ante un fallo de disco de tu NAS, allí en donde se encuentran todos tus datos.

El problema

Hace unos días el único disco de mi NAS falló. El NAS advierte de ello con un nervioso baile de luces en su frontal y un desagradable y exasperante pitido. Al acceder al NAS vía web, también lo advierte inmediatamente.

En ese momento es cuando piensas que toda tu vida pasada (fotos, vídeos familiares, documentos digitalizados, etc) y la futura (presupuestos de clientes, informes de seguimiento, tu currículum, etc) se encuentra en estado crítico, sino irreversible porque aunque el NAS te está indicando que rescates tus datos copiando los archivos en algún otro disco, lo cierto es que, al menos en mi caso, el disco ni si quiera se monta, y lo que es peor, tampoco se monta al extraerlo del NAS, pincharlo en un dock y conectarlo por USB a otro PC. ¡Señores, tenemos una crisis de bíblicas proporciones entre manos! Por tanto, es importante saber actuar ante un fallo de disco, manteniendo la calma.

La previsión

En estos momentos es cuando te acuerdas de 3 cosas:

  1. Siempre quisiste montar en el NAS un segundo disco para tener una copia exacta de tus datos, garantizar la tolerancia a fallos y asegurarte de la disponibilidad de tu información (por ejemplo, un RAID 1), pero siempre encontraste un mejor uso de esos casi 200€ que costaba ese segundo disco.
  2. Siempre quisiste poner en marcha un sistema de copias de seguridad, pero ni encontrabas el tiempo necesario para averiguar cómo hacerlo ni te apetecía gastarte un dinero en un disco para ello porque tenías pensado comprar ese segundo disco para un RAID 1.
  3. Confiaste en exceso en la supuesta fiabilidad de un disco de los buenos, pensado para operar 24×7 en sistemas NAS.

Es necesario ser precavido, anticipar que estas cosas pueden ocurrir y plantearte el mecanismo con el que salvar una mala jugada como ésta.

Afortunadamente, poco después de poner en marcha mi NAS, dediqué un tiempo en determinar el mejor modo, para mí, de hacer copias de seguridad. Para ello aproveché un viejo disco externo, salvaguardando allí exclusivamente la información crítica, porque ese disco no tiene capacidad suficiente para todo lo que contiene el NAS. También me he preocupado de hacer las copias frecuentemente y de comprobar la integridad de las mismas para estar seguro de que no había fallos y éstas eran recuperables.

La solución

Así pues ahora toca, mientras espero a que los de Western Digital respondan a mi petición de reemplazo de disco (está en garantía), recuperar aquellos archivos que necesito para seguir trabajando.

Mi primera idea fue pinchar el disco en un dock a un Linux, pero resulta que el sistema por defecto que usa Synology en sus NAS, si no se indica lo contrario, al realizar la creación de los volúmetres es SHR (Synology Hybrid RAID), que simplifica mucho al usuario la imlementación de volúmenes de almacenamiento, pero que es propietario, con lo que no pude (o no supe) montarlo fuera del NAS.

Finalmente decidí hacer un duplicado de toda la información que hay en el backup, puesto que si el disco de backup resultase dañado, extraviado, robado… entonces sí que me quedaba con el culo al aire. Pero, ¿cómo lo hago si el NAS está inoperativo?, es decir, no puedo usar la aplicación de recuperación de copias de seguridad del NAS porque todos los servicios del NAS están caídos.

Synology aporta una aplicación llamada Hyper Backup Explore disponible para Linux, macOS y Windows y que sirve para acceder a la copia de seguridad y recuperar aquello que necesitemos sin necesidad de intervención del NAS. Así pues, tan solo necesitas:

  1. Descargar en tu ordenador esta aplicación desde el centro de descargas de Synology
  2. Conectar el disco externo de tu copia de seguridad
  3. Ejecutar la aplicación
  4. Seleccionar el archivo de copia de seguridad del que quieres recuperar la información
  5. Establecer el archivo o carpeta a recuperar
  6. Escoger la opción copy to y determinar dónde quieres recuperar ese archivo

Te recomiendo le eches un vistazo a este vídeo de Synology que explica muy bien los pasos a seguir para realizar una recuperación desde un disco externo.

En estos momentos estoy realizando este proceso para todas las carpetas/archivos de mi copia de seguridad, de forma que tendré todos esos archivos en un segundo disco externo y podré estar tranquilo hasta que pueda poner en funcionamiento mi NAS. Eso sí, este disco con toda la información recuperada me lo voy a llevar a otra ubicación, no sea cosa que en casa haya cualquier incidente y me quede sin ninguno de los 2 discos.

Conclusión

Como corolario comentar que:

  1. Debemos tener muy presente que las copias de seguridad son fundamentales y que hay que hacerlas regularmente.
  2. Debemos tener, al menos, 2 copias de seguridad: una en casa y otra en alguna otra ubicación (en la nube, el NAS remoto de un amigo u otro disco externo).
  3. Poner en marcha un sistema de tolerancia a fallos (RAID 1 o superior) permitirá no tener períodos de indisponibiliad, pero requieres un NAS de, al menos, 2 bahías.

Y querría acabar esta entrada presentándoos a mis 2 pequeños salvavidas. A la derecha el disco externo en el que hago mis copias de seguridad locales, y a la izquierda un disco (pinchado en un dock) que tenía cosechando polvo en un cajón y donde he recuperado los datos que necesitaba desde la copia de seguridad.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.