Exprimiendo a tu Tablet: centro de descargas

Es difícil encontrar un hogar donde no haya un ‘tablet’; incluso en algunos hogares hasta existe uno para componente del núcleo familiar. Ciertamente el ‘tablet’, dentro de casa e incluso fuera de ella, ha relegado al PC de toda la vida a una mejor vida en muchos aspectos. Navegamos con él por internet, leemos las fuentes de noticias RSS a las que estamos suscritos, interactuamos en las redes sociales, realizamos compras, controlamos el estado de nuestras finanzas, vemos incluso películas (yo al menos) tirados en el sofá junto a la pareja cuando ella/él se ha hecho con el mando de la tele y no te gusta nada el programa que a ella/él le encanta.

Al final el ‘tablet’ se ha convertido en un indispensable “electrodoméstico” (y compañero) más de la casa. Pero este “pequeñín” puede hacer mucho más de lo que nos pensamos; no deja de ser un ordenador que está siempre en marcha y cuya capacidad de proceso desaprovechamos, por eso quiero mostraros una de las cosas muchas que podéis hacer con él, relegando incluso más al PC para esos menesteres, y es que el ‘tablet’ puede ser tu centro de descarga de contenidos multimedia, contenidos que después puedes reproducir desde tu centro multimedia, por ejemplo, que muchos tenemos conectados a la TV.

¿Qué necesitamos? Pues básicamente 2 cosas: un programa que nos permita descargar contenidos (en este caso será un cliente Torrent) y otro programa que nos permita llevar esos contenidos descargados en el ‘tablet’ a nuestro ‘media center’ (en este caso un cliente FTP, aunque también podéis usar uno con protocolo SAMBA, por ejemplo, dependiendo de qué protocolos tenga habilitado vuestro ‘media center’). Huelga decir, aunque parezca evidente, que es imprescindible para ello que tanto ‘tablet’ como ‘media center’ estén conectados al router de casa, en vuestra red casera, por Wi-Fi o cable, pero conectados, y para el ‘media center’ con IP fija a ser posible (ya veréis porqué).

Sé que muchos me diréis que no es necesario, para ver una película por la TV, por ejemplo, trasladar la película al medía center; cierto, pero es que no todos tenemos TV capaces de soportar DLNA y, por tanto, usar el ‘tablet’ como servidor de contenidos.

El primero de los programas a descargar e instalar en el ‘tablet’ será el cliente Torrent. Yo he optado por UTorrent, que es gratuito, pero puede ser cualquiera que os resulte familiar o cómodo de usar. Una vez instalado lo abrimos y podemos hacer las búsquedas de contenidos desde él. Nos abrirá el navegador con los resultados coincidentes con la búsqueda. Descargamos el archivo .torrent del contenido nos interese y se iniciará la descarga de ese contenido en UTorrent. Podréis ir viendo el progreso de vuestras descargas como en cualquier cliente torrent del ordenador. Una vez descargadoincluso podéis iniciar su reproducción desde el propio UTorrent.

El segundo de los programas a descargar e instalar en el ‘tablet’ es el cliente FTP, en este caso. Yo he optado por FtpCafe, que es gratuito también. Deberéis crear un perfil de conexión (una serie de datos que caracterizan una conexión determinada) a vuestro ‘media center’ para poder trasladarle los contenidos. Básicamente habrá que dar un nombre al perfil (en mi caso le he dado el nombre de DarkMediaPlayer), establecer un protocolo de transferencia (en mi caso FTP), indicar la IP del ‘media center’ (en mi caso la 192.168.1.130) y establecer un usuario y contraseña si es que tenéis protegido el servicio de FTP vía credenciales (en mi caso es así, así que le he indicado ambos elementos). Después de introducir los datos de perfil, lo guardamos (botón Save) y ahora ya nos podemos conectar al ‘media center’ (dándole al botón Connect) y subir los contenidos desde el ‘tablet’ (seleccionando los archivos a subir desde la pestaña Local y pulsando el botón Upload). Existen más posibles parámetros de conexión, pero con los que hemos visto no nos hacen falta más.

 

Screenshot_2014-08-03-16-10-57

 

¿Por qué os comentaba que es importante que el media cúter tenga una IP fija? Pues porque con una IP fija, el perfil creado nos vale para siempre; si la IP es dinámica no tenemos garantía alguna de que la IP del perfil, que es correcta hoy, también lo vaya a ser mañana.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.