Entender tu casa inteligente (6) – Zigbee y HomeKit. Juntos pero no revueltos

Domotica
Domotica

La llegada de Matter, junto con Thread, al mundo de la domótica, más que despejarme dudas, me ha hecho tener más a la hora de replantearme, o no, mi actual montaje. Tras algo de análisis y reflexión creo que el matrimonio perfecto para mí es Zigbee y HomeKit ¿Te interesa saber porqué?

Zigbee: bueno, bonito y barato

Cuando empecé en la domótica lo hice con dispositivos con etiqueta «Works with Apple HomeKit». Mi objetivo era experimentar. Estos dispositivos puede que fuesen buenos, lo de bonito es discutible, pero de baratos, nada. Además, la oferta era limitada (se deben pagar royalties por la certificación de Apple).

Esos dispositivos usaban WiFi, de manera que empecé a tener problemas con el router de operadora, que comenzaba a hacer aguas con tanto servir IPs y gestionar la domótica, smartphones, tablets, etc. Básicamente, o no, otorgaba IP o se saturaba y toda la red iba a trompicones.

La solución (bueno, parte de ella) fue empezar a usar dispositivos Zigbee: amplia oferta en marcas y en tipos de dispositivos, más baratos, distintas calidades donde elegir, no usaban WiFi y no me obligaba a segmentar la red (por temas de seguridad).

HomeKit: un sistema para controlarlos a todos

En Elementos de un ecosistema domótico vimos que hacía falta alguien que gobernase los dispositivos IoT; un «cerebro», un sistema domótico. Ese sistema debía proporcionarnos una aplicación con una interfaz gráfica que debía ejecutarse en un hub.

He apostado por HomeKit como sistema domótico porque:

  • no requiere instalar nada (viene en todos los dispositivos de Apple, y toda la familia tiene cacharros Apple).
  • la integración de los dispositivos Apple con HomeKit es absoluta.
  • cualquier dispositivo «Works with Apple HomeKit» queda configurado e inmerso en el ecosistema con sólo escanear un QR.
  • si una centralita (por ejemplo, el Apple TV) cae, otra toma el control (por ejemplo un Homepod).
  • no requiere configurar nada.
  • es sencillo de usar, estable, privado, seguro y ubicuo.
  • tiene asistente de voz.
  • permite armar automatizaciones elaboradas
  • acepta distintos protocolos de canal.
  • la gestión de toda tu domótica se hace de forma local.
  • tiene integración con Atajos de Apple.

Pero no todo son ventajas:

  • La interfaz de usuario es poco personalizable.
  • No tienes datos históricos, ni estadísticas ni gráficos de evolución o dashboards.
  • La actualización se produce una vez al año, con el lanzamiento de nuevas versiones del sistema operativo.
  • No permite consultar logs ni puedes hacer backups de las automatizaciones o del ecosistema en sí.
  • No todos los dispositivos, a excepción de los que salen ya con Matter, son compatibles (de ahí mi apuesta por Zigbee).
  • Hay automatizaciones elaboradas que resulta inviable hacerlas desde Homekit.

Me gusta cacharrear, y juego con Home Assistant, OpenHAB o Jeedom, entre otros. No te voy a decir que HomeKit es el mejor. Es, simplemente, el mejor para mis circunstancias, que no tienen que ser las tuyas.

ZIgbee y Homekit: un amor imposible

Como he mencionado, un hub es un punto central de comunicación para todos tus dispositivos conectados y, para este propósito, el hub de HomeKit puede ser un Apple TV o un HomePod. Tener ese hub es imprescindible si quieres manejar tu domótica desde fuera de casa. Yo uso un Apple TV.

Y ahora viene la pregunta del millón: si HomeKit sólo es compatible con WiFi y Bluetooth (desde no hace mucho con Matter + Thread), pero no soporta Zigbee, ¿por qué he apostado por él? ¡Esta relación está destinada al fracaso!

No, no me he vuelto loco. Ya te dije en el artículo anterior que tenemos algunos hechizos bajo la manga 😉

Para explicarte el porqué de mi apuesta, tomemos como ejemplo las bombillas Philips Hue. Para controlarlas necesitas un bridge, porque estos dispositivos se comunican mediante Zigbee, y HomeKit no lo soporta. Philips comercializa su propio hub, y dentro de ese hub está el bridge. Esto lo capacita para conectarse a tu red por WiFi o Ethernet para, de ahí, saltar al hub HomeKit. Si ahora compro bombillas de otra marca me va a pasar lo mismo, y llenaré de bridges mi casa.

Lo que antes era barato, ahora sale caro, ocupa espacio y consume más electricidad. Vale, pues vamos a por el hechizo.

Arquitectura de la solución

Sin entrar en detalles (lo haremos, pero no es el momento aún), el tinglado domótico que tengo, y que me permite casar HomeKit con todos los dispositivos, es el siguiente:

Te lo explico por encima:

  1. La familia (usuarios), a través del dispositivo Apple que sea, interactúa con el hub HomeKit.
  2. El hub HomeKit (un Apple TV) es cerebro domótico; los dispositivos están conectados y controlados por él.
  3. IoT WiFi: los pocos dispositivos con los que empecé a trastear, y que son «Works with Apple HomeKit», como hablan el idioma de HomeKit, no necesitan de ningún traductor.
  4. IoT Seguridad: el sistema de seguridad del que ya os he hablado es un sistema «cerrado», cuyo hub ya contiene un traductor hacia / desde HomeKit (bridge integrado en el hub).
  5. IoT Zigbee: aquí está la madre del cordero. Se trata de un proyecto DIY (háztelo tú mismo). Básicamente es un mini PC al que le he puesto una antena con un coordinador Zigbee más un puñado de contenedores docker para tener mi propio hub que contiene, también, un traductor hacia / desde HomeKit (bridge integrado en el hub).

Conclusión

Tras lo expuesto, quizás surgen algunas preguntas que puede te estés haciendo:

  1. ¿Podría haber optado por Matter? : Apple soporta Thread desde elApple TV 4K de segunda generación (2021), y Matter desde iOS 16.1 y tvOS 16.1 (octubre de 2022). Yo monté mi sistema domótico antes. Los primeros pasos de Matter no están siendo un camino de rosas, y hasta que algo no está maduro, no lo adopto.
  2. ¿Podría haber apostado por otro sistema domótico?: Sí, tengo otros montados con fines experimentales; algunos superan con creces mis necesidades, pero deben ser usados por mi hijo y mi mujer, y en facilidad de uso, ubicuidad y por todo el ecosistema Apple, no son una opción de momento.
  3. ¿Qué sistema domótico podría estar usando? Home Assistant. Tiene muchas virtudes de las que carece HomeKit. Me encanta, pero tiene tela.
  4. ¿Están cubiertas todas mis necesidades domóticas?: Sí. No soy un friki de la domótica; tengo la justa y necesaria.

Cada uno tiene unas necesidades, restricciones, gustos o capacidades, y son ellas las que deben guiar tu elección, no yo. Mi opción personal ha sido HomeKit como maestro de ceremonias, con dispositivos que no son capaces de entenderse con él, lo que me ha llevado a forzar ese entendimiento. He optado por facilitar las cosas a la familia en el uso de la domótica y complicármelas un poco yo mismo. En próximos artículos levantaremos la tapa del vano motor y veremos lo que hay dentro 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.