El rompecabezas de los sistemas de archivo

Quizá te suenen palabrotas como NTFS, ext4, FAT o HFS+ y, si no te suenan, por desgracia te conviene aprender cuatro cosillas sobre ellas.

Éstos son tan solo algunos ejemplos de los múltiples sistemas de archivo existentes. Pero, ¿qué es un sistema de archivos? Pues podríamos decir que es un conjunto de normas y procedimientos para guardar y acceder a la información en un dispositivo de almacenamiento (para que nos entendamos, el criterio y modo en que organizamos el cajón de la cómoda y disponemos allí la ropa interior).

Todo sistema operativo tiene uno de propio, que usa de forma nativa, y ahí comienza el lío: el OSX de Apple usa -de forma nativa- HFS+, Windows NTFS y GNU/Linux ext4 (por mencionar 3 de los sistemas operativos de escritorio más usados en casa y extendidos).

El problema

¡Ah!, ¿pero no te lo había dicho? Pues sí, eso de los sistemas de archivo, en ocasiones, puede ser un problema… y gordo. Una de las cosas que más rabia da cuando usas distintos sistemas operativos (GNU/Linux, OSX, Windows, …) es quedarte con el culo al aire cuando quieres acceder o almacenar un archivo en un disco que ha sido formateado por un equipo X que no es capaz de entender otro equipo Y porque usa un sistema de archivos distinto. Imagínate esta situación: tienes en tu disco externo NTFS una presentación de un potencial cliente. Vas con ese disco externo a casa de un compañero de trabajo que tiene un Mac a fin poder darle, entre los dos, unos retoques. Realizas las modificaciones y, ¡zas, sorpresa!, el Mac no es capaz de grabar esas modificaciones en el disco. Pues nada, a subir ese archivo al Google Drive, por ejemplo, para poder grabarlo, ya que tu disco externo no te lo permite.

A estas alturas, una de las cosas que un usuario de un ordenador no tendría porqué saber es cuál es el sistema de archivos usado por un equipo. A muchos os parecerá una bestialidad lo que digo, pero lo cierto es que aquellos que usamos la nube para almacenar nuestros archivos, ¿acaso sabemos físicamente qué sistema de archivos está empleando nuestro proveedor en la nube? ¿No accedemos indistintamente desde cualquier equipo? Entonces, ¿por qué debería un usuario lidiar con este tema cuando adquiere un medio de almacenamiento externo?

No vamos a tratar de contestar a esta pregunta; es así y punto. Quizás algún día todos los sistemas operativos usen un solo sistema de archivos, o los usen todos a la vez, pero de momento no es así. Al menos cierto es que los fabricantes de dichos sistemas operativos intentan simplificarnos la cosa incorporando la capacidad de gestionar sistemas de archivos que no son el suyo nativo.

Dicho esto, ¿cuál es el sistema de archivos ideal en un entorno heterogéneo de sistemas operativos? Pues va a depender de cómo de heterogéneo sea ese entorno y, sobretodo, del tamaño de archivos que manejes, el uso que le das al disco externo y la garantía que quieras tener respecto a la integridad de los mismos en caso de fallo.En la siguiente tabla puedes observar algunas de las principales características de los sistemas de archivo más comunes en un entorno «casero», así como incompatibilidades entre los sistemas operativos a la hora de escribir(W)/leer(R) en/del del positivo de almacenamiento. Su propósito es ayudarte a tomar una decisión a la hora de darle formato a tu disco externo -o al Pen Drive- en función de los sistemas que uses habitualmente y lo que esperas hacer con tus archivos.
Observarás que he incluido una línea denominada Router (SAMBA). No sé tú, pero yo le doy bastante uso al conector USB que traen hoy día la prácticamente mayoría de routers. Gracias a él podemos usar el router como servidor de archivos en red a través del protocolo SAMBA (en otro artículo trataremos este tema).Algunos sistemas requieren alguna acción adicional para poder «entender» ciertos sistemas de archivos. En estos casos, marcados con un (*), existen complementos gratuitos para salvar ese escollo (y de pago también, pero no los contemplo). En el caso de  Ubuntu, por ejemplo, si queremos que éste pueda gestionar exFat, desde la linea de comando ejecutaremos la instrucción:

sudo apt-get install fuse-exfat exfat-utils

En el caso de Windows, para gestionar discos con formato ext4, puedes descargar e instalar Ext2Fsd (http://www.ext2fsd.com/).  Te aconsejo buscar por Internet el caso particular de tu sistema para que puedas encontrar e instalar el complemento gratuito adecuado.

Mi consejo

El formato con el que no tendrás prácticamente ningún quebradero de cabeza es FAT32. Lo puedes usar en Windows, Mac, Linux, el reproductor multimedia del salón, el router, … y sin tener que llevar a cabo ninguna acción sobre esos aparatejos. Ahora bien, si eres de los que les gusta visionar películas en alta definición, por ejemplo, FAT32 tiene un límite de tamaño de archivo de 4GB, de manera que no te va a valer y tendrás que pensar es usar, quizás, exFAT. No es tan versátil como FAT32, pero salva el escollo del tamaño de archivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.